EDADISMO LABORAL: LOS SENIORS NO SE ARRUGAN

Hoy queremos poner el foco en una cuestión que es parte de nuestra realidad social y que creemos que es muy necesaria para cambiar dinámicas que, probablemente, nos estén haciendo perder muchísimo talento en nuestros equipos y éxito para nuestras organizaciones. Hablamos de lxs seniors o mejor dicho, de “lxs geniors”.

Sénior + talento = génior

El envejecimiento poblacional se considera el tercer gran desafío de nuestra era y es fundamental que reconozcamos el valor de esta generación de profesionales de más de 45 años que se ha puesto en pie frente al edadismo laboral. Lxs geniors demuestran estar altamente cualificados y cuentan con experiencia, soft skills y conocimiento del mercado que sólo se adquieren con los años.

Pero, lamentablemente, las organizaciones no lo ven tan claro. Un informe de la Fundación Adecco nos muestra en cifras el gran muro de prejuicios al que se enfrentan estas personas:

  • El 52% de las empresas admite encontrar frenos para incorporar profesionales mayores de 45 años.
  • El 40% de lxs responsables de RRHH afirma que descarta automáticamente las candidaturas de lxs demandantes de empleo a partir de 55 años.
  • 9 de cada 10 desempleados sénior cree que la edad les perjudica.

En el mundo digital, la edad ya no es excusa

Istock 1191966239

En un primer momento, podríamos pensar que, debido a la irrupción de las nuevas tecnologías y la digitalización de prácticamente todo nuestro entorno, esta generación se puede estar quedando atrás. Pero la rapidez con la que se innova y se actualizan procesos y aplicaciones, nos mete a todos en el mismo saco. Tenemos que reciclarnos continuamente. Todos y todas. Los trabajadores y trabajadoras, tengamos la edad que tengamos, tenemos que estar en continua formación, adaptándonos a la vertiginosa velocidad de progreso de nuestra sociedad y de la tecnología.

¿Qué ventajas tienen los años para desempeñar nuestro trabajo?

En España, el índice de natalidad cada vez es más bajo y, además, se espera que este talento sénior, que en la actualidad representa el 19,4% de la población total, alcance el 23,4% en 2040.

¿Seremos capaces de dejar atrás los estereotipos que hemos creado en base a la edad y darnos cuenta de los beneficios que genera una persona con esta experiencia en nuestras plantillas?

Veamos el valor real que aporta un o una génior a los equipos:

  • La experiencia, no sólo es un grado, sino una gran herramienta. Y cuentan, por eso, con una gran capacidad para resolver problemas y anticiparse a situaciones por las que ya han pasado durante su carrera.
  • Cultura del esfuerzo. Es decir, que no abandonan con la primera barrera. Con los años, han aprendido a ser constantes y a focalizar sus energías en objetivos concretos, sin perder el rumbo. Están acostumbrados al sacrificio. Han tenido que demostrar y luchar mucho a lo largo de sus carreras profesionales.
  • Capacidad de adaptación al cambio. Son resilientes, proactivxs y flexibles. Contra lo que puede creerse, tienen muchísima cintura y saben lidiar con la incertidumbre mejor que muchos otros colectivos más jóvenes.
  • Tienen habilidades de negociación. Saben dialogar, ser pacientes y emplear estrategias eficientes para tratar con clientes o con sus propios equipos.
  • Saben tomar decisiones. Los años también ayudan a resolver con rapidez y sensatez cualquier situación. Su sentido común se ha puesto a prueba con con el tiempo y se ha ido puliendo y perfeccionando.
  • Su red de contactos. Clave para generar new business y oportunidades para la empresa.

En la diversidad está el éxito

Istock 1029786420 1

En definitiva, apostar por esta generación, es un plus para las organizaciones. Y la combinación de perfiles más jóvenes con géniors, se convierte, sin duda, en un gran motor para aumentar la competitividad y generar resultados.

¿Y cómo conseguirlo?

La Fundación Adecco y la Fundación SERES destacan una serie de recomendaciones para administraciones, trabajadorxs y empresas destinadas a promover a los géniors en el mercado laboral:

  • Incorporar incentivos para que los séniors prolonguen su carrera laboral y desincentivar la jubilación anticipada en casos no necesarios.
  • Fomentar la promoción de estos perfiles dentro de las empresas.
  • Ofrecer programas de formación y reciclaje para aumentar las skills de lxs trabajadorxs en la era digital.
  • Implantar medidas de trabajo flexible, teletrabajo y reducciones de jornada.
  • Incluir a estxs profesionales en la toma de decisiones.

¿Qué comunidades están actuando frente al edadismo laboral?

En nuestro país, algunas comunidades autónomas comienzan a liderar el cambio y brindan  recursos, servicios y un alto nivel de participación a los mayores de 55 años.

El País Vasco, Castilla y León y Navarra son ejemplos notables de esto. Estas regiones no sólo se preocupan por el bienestar físico y emocional de sus ciudadanos mayores, sino que también fomentan su participación activa en la vida comunitaria y su acceso al ámbito laboral.

Con programas de formación, actividades culturales y deportivas, y oportunidades de empleo, estas comunidades están demostrando que el envejecimiento poblacional no es una carga, sino una oportunidad para enriquecer nuestras sociedades.

Desde ROSAPARKS, pensamos que el envejecimiento poblacional es un desafío que empresas y marcas debemos afrontar de manera integral, tanto a nivel social como empresarial. Tenemos que ser conscientes del inmenso valor que aportan nuestros géniors y ofrecerles oportunidades para seguir prosperando. Porque, juntxs, podemos construir un futuro más inclusivo y próspero para todas las generaciones.

¿Y si dejamos de arrugarnos frente a los prejuicios? Al fin y al cabo, la arruga no solo es bella, sino que también es SMART.

Y además...

19
Abr